Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, cerca de 800 millones de personas viven aun hoy con menos de 1,25 dólares (0,84 euros) al día. Muchos de ellos, además, tampoco disponen de acceso a alimentos, agua potable o unos saneamientos adecuados. Datos, todos ellos, que ponen de manifiesto la necesidad de reivindicar jornadas como la de hoy, en la que se conmemora el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.
Promovida por la ONU desde 1987, esta fecha nos recuerda la importancia que tiene para nuestra sociedad el impulso de la dignidad, la solidaridad y el diálogo para conseguir suprimir las situaciones de pobreza, a la vez que busca sensibilizar a la opinión pública en este ámbito.

El compromiso de los ODS

En esta misma línea trabajan iniciativas como los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por la ONU, de los que hablábamos recientemente en este post. En concreto, el primero de estos objetivos busca poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo. Sin embargo, este problema es tan amplio que se abarca de forma transversal en toda la Agenda 2030. Incluso premisas que parecen más alejadas como la acción por el clima (ODS 13) tienen un impacto directo en la reducción de la pobreza.

ODS_comunicaciónyRSE
El fundamental papel de la RSC

Pero los Objetivos de Desarrollo Sostenible brindan también una oportunidad sin precedentes al universo empresarial. Las compañías tienen la oportunidad de impulsar iniciativas responsables en línea a un crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, colaborando en el impulso de una sociedad más igualitaria y responsable.
Quizás las empresas pueden realizar una aportación más directa para la erradicación de la pobreza a través de la octava premisa de los ODS. Un compromiso que persigue promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.

Así, el objetivo 8 se centra, por un lado, en la creación de las condiciones necesarias para que las personas accedan a empleos de calidad, estimulando la economía sin dañar el medio ambiente y, por el otro, en la promoción de políticas orientadas al desarrollo que apoyen las actividades productivas, la creación de puestos de trabajo decentes, el emprendimiento, la creatividad y la innovación.

Podemos decir que el ODS 8 entronca directamente con el mundo de los negocios y puede ser ampliamente asumido por los líderes empresariales. Sin embargo, ya son muchas las compañías que han decidido ir más allá y alinear su estrategia de sostenibilidad con los ODS, colaborando en la optimización de su impacto y sumando conjuntamente en la transformación social. Todo ello, además, pone de manifiesto la relevancia que posee en las organizaciones la Responsabilidad Social Corporativa como pieza estratégica.
En definitiva, tras más de un cuarto de siglo reivindicando la necesidad de erradicar la pobreza mediante el Día Internacional que hoy celebramos, es el momento para que todos los actores participantes del engranaje económico y social a nivel mundial sumen su granito de arena para que esta jornada de reivindicación no llegue nunca a celebrar sus bodas de oro.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone
Ana Ramirez
Consultora de RSC y Fundaciones corporativas en LLORENTE & CUENCA
Ana Ramírez es graduada en Periodismo por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona (UPF) y tiene un Máster en Estudios de Cine y Audiovisual Contemporáneos por la misma facultad. Comenzó su carrera profesional en la revista Fotogramas y siguió desarrollándose profesionalmente en la fundación tecnológica CTecno (Cercle Tecnològic de Catalunya), primero en el departamento de comunicación y, más tarde, asumiendo las responsabilidades de la Gerencia. En este puesto impulsó esTICenllaçat, un proyecto de RSC que fomenta el contacto entre organizaciones sociales y compañías tecnológicas en el entorno del voluntariado. En LLORENTE & CUENCA ha trabajado en el ámbito de la RSC para empresas y organizaciones como CaixaEscena, CIRSA, Fundación FC Barcelona, Equatorial Coca-Cola, Fundación Port Aventura o Volkswagen.